h1

Santa y Artista

La belleza creada puede llevamos a la Belleza Increada. Un filo de luz para el pintor, un volumen airoso para el escultor, una idea original o una expresión feliz para el poe­ta o para el escritor, pueden conducir a un arrobamiento más alto; el arrobamiento de la Belleza sin límites de la cual apenas se ha trastocado una ligera huella.

Hay sabios y artistas que no aman a Dios, pero su ciencia aunque sea avanzada no puede ser fecunda, su arte aunque sea exquisito, será frío. En cambio, cuando el que crea belleza, el que practica sus investigaciones en el campo de la ciencia, ve en sus intentos el reflejo de aquella otra Sabiduría y Belleza, y pretende valerse de aquello como de un recurso personal para alcanzar a Dios, no podrá haber encontrado mejor camino, y sus composiciones o investiga­ciones, henchidas de este aliento, le irán consignando las diversas jornadas de una divina aventura.

La Madre María de San José, en su medio, fue una entusiasta aficionada a las diferentes manifestaciones de belle­za. Su mismo carácter alegre, bondadoso; la misma expresión de sus ojos, la permanente sonrisa de sus labios, eran ya un poema de ternura, aparte de las facultades más o menos no­tables que en diversas artes manifestó y que luego iremos presentando.

En primer lugar, si la forma y perfección de la letra constituyen lo que habría de llamarse el arte de escribir, la Madre poseyó éste en una forma notable. Su letra es siempre suave, elegante, bien proporcionada: rasgos agradables, espontáneos, mayúsculas bien dispuestas, y casi una completa corrección gramatical.

Entre paréntesis, y aún a riesgo de caer dentro de los linderos de la charlatanería, un estudio grafológico de la letra de la Madre, nos la muestra como propia de personas de carácter dulce, amable, a veces ingeniosas; indica esme­ro en la distribución y orden de sus cosas. Sosiego y paz interior, conforme a una idea que se ha posesionado de la persona, aunque en algunos casos, como sucede en el de la Madre, cuando atravieza por alguna de las diferentes crisis o problemas que hemos puesto, su letra se torne un tanto desconcertada, buscando formas desusadas, o introduciendo rasgos e inclinaciones no acostumbradas. Hay en fin, since­ridad, conciencia abierta, quizá extremadamente minuciosa y una ansia de limpieza que va más allá de la simple lim­pieza de la línea, para hacer pensar en el anhelo superior de pureza del cual nosotros ya habíamos tenido noticia.

Otra de las facultades de la Madre fue la del canto. Su voz agradable, bien timbrada y educada, no dejaba de oírse jamás en los actos religiosos especiales de la comunidad. En los recreos, siempre estuvo dispuesta a complacer a las de­más, entonando villancicos o cantadas ingenuas, propias pa­ra los oídos de una religiosa. Tocaba además con alguna perfección el piano, y gustaba de hacerlo siempre que se lo pedían.

Si en las páginas de su diario hemos podido advertir su inteligencia, y la facilidad de expresión, a veces galante y perfecta, debimos haber sospechado ya que en sus tiem­pos desocupados, quiso dedicarse a hacer versos.

Vamos a ofrecer algunas de sus composiciones poé­ticas, entre las cuales hay algunas realmente bien hechas, no sólo por la idea original, sino por la misma forma exte­rior a veces en correctos eptasílabos ú octasílabos, los me­tros que parece dominar. (Adviértase que la Madre nunca tuvo una preparación seria en este sentido).

Comenzaremos por un soneto claramente inspirado en el famoso madrigal de Gutiérrez de Cetina.

SUS OJOS

Ojos de mi Jesús, grandes, rasgados,

Ojos de mi Jesús, tan amorosos,

Ojos graves y dulces, siempre hermosos

Porque me miran siempre enamorados.

Ojos de darme luz tan deseosos,

Ojos por mí en la cruz tan eclipsados, y por mí en el Sagrario tan velados…

… y alguna vez por mí, también llorosos!

Ojos de tantas almas robadores …

Pues la mía robásteis, ojos bellos,

Miradme, que me envuelvan sus fulgores;

Que no quiero más luz que sus destellos,

ni más vida, más dicha, más amores

que los que con mirarme, me dan ellos!

Después de este fervoroso soneto, de elegante corte clásico, un fragmento de otro bello poema:

Amor, al que yo quiero!

Amor enamorado

por el que peno y muero!

que todos mis afectos ha robado…

que me cautiva siendo prisionero!

Déjame que apoyando

la cabeza en tu pecho dolorido,

vaya en cada latido

mi corazón al tuyo confiando

el secreto de amor que me ha traído.

Ya sé que no te canso; si dejaste

el cielo por buscarme!

si ya después de hallarme,

en esta pobre cárcel te quedaste,

para que yo pudiera a Tí acercarme…

Para tu amor divino descubrirme,

para mover el mío a desearte,

pues ¿cómo has de cansarte,

dulce Jesús, de oírme

cuando sólo de amor deseo hablarte?

Darte mi corazón para peldaño

de ese trono querido

que el amor ha formado y te ha ofrecido!

¡no temas, mi Jesús, que le hagan daño;

será feliz cuando se sienta herido!

Dichosa seré, Jesús, al ocultarme

y al sentir que tus plantas doloridas

se acercan a pisarme … !

. .. y mil veces fe1iz al inclinarme

besando tus heridas!

Un total de 42 poemas componen la producción litera­ria de la Madre; es de lamentar que no vayan fechados, pues de este modo, a más del mensaje puramente literario, ten­dríamos una oportunidad más de adentrarnos por ellos, en el espíritu sobrenatural de la autora.

Las dimensiones del libro no permiten ofrecer un mayor número .de estos poemas; alguna vez podría estudiarse el es­píritu de la Madre a través de sus composiciones Literarias, y a éstas en su calidad poética y en el fondo místico que contienen.

No nos resistimos con todo a cerrar el presente capítulo con este poema que es todo un encantador diálogo entre la Madre y Jesús, su Amado. Involuntariamente, al leer esto,

se viene a la memoria una célebre composición de Santa Teresa de Jesús.

Amor que a herirme llegaste

con tus miradas divinas

y que de abrir no terminas

la herida que comenzaste;

sufro… ¡sáname, Señor!

-y para sanar ¿qué quieres?

-Quiero amor, amor, amor.

¡Quiero amor! mira que muero

porque vivo amor buscando

y con el dolor penando

de no amarte como quiero… ¡

¡dame tu vida, Señor!

-y para vivir ¿qué pides?

-Pido amor, amor, amor!

Dí ¿por qué no me lo das?

¿por qué no atiendes mi ruego

siendo Tú, divino fuego,

que pasto buscando vas… ?

¡prende en mi pecho, Señor!

-¿Para qué?

-Para arder siempre

en amor, amor, amor!

Oir que a mi puerta llamas

con delicioso llamar… !

Sentir, Jesús, que me amas

y yo, ¡no saberte amar! -¿Amarme quieres?

-Señor…

amarte hasta la locura!

dame amor, amor, amor.

Sí, envidia tengo a las aves

y a los mares y a las flores

porque con voces suaves

te cantan himno de amores…

-Cántalo también

-Señor

para que cantarlo pueda

¡dame amor, amor, amor!

Quisiera para ti ser

ave, arrullo, incienso, flor…

¡ Me quisiera deshacer

para envolverte en amor!

-¿Tánto?

-Sí, tanto, Señor,

tanto! hasta morir por darte

siempre amor, amor, amor!

Esta dulce sed de amarte

¡cuánto me hace padecer!

¿no me darás de beber

ya que pude al fin hallarte?

-¿ y qué agua quieres?

-Señor … !

-¿ Consuelo? ¿descanso? ¿paz?

-Sólo amor, amor, amor!

-Sólo amor sabes pedir,

amor sólo desear

y sólo hablár y sentir

del Amor y del amar…

Pide otra cosa …

-Señor,

no necesito en mi vida

¡más que amor, amor, amor!

Aquí quedo ante tu puerta.

-¿ y qué esperas?

-Ser oída,

hasta entrar en esa herida

por mi desamor abierta.

para en ella…

-¿Qué?

Señor,

olvidando y olvidada

darte amor, amor, amor.

Amarte. amarte quisiera

como nadie te haya amado

¡ay! si yo robar pudiera

tu Corazón abrasado…

¡Con él te amara. Señor!

… mi deseo  … ¿es desvarío?

-Es amor, amor,amor!

 

Anuncios

One comment

  1. […] Santa y Artista […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: