h1

R e e l e c t a

Muchos bienes había enviado Dios a la Comunidad de

Culiacán por medio de la Madre 5an José, Superiora y

Maestra de Novicias en el trienio 1946 a 1949. Los trabajos materiales que se iban haciendo en orden a la amplitud y mejor acondicionamiento de la casa, así como el pago de las deudas más o menos pesadas que agobiaban al monasterio, eran sólo un símbolo de lo que en el orden interior se había logrado.

Desde luego pudo advertirse un renacimiento espiritual en todos los miembros de aquella casa, que se mostraron dóciles y gustosas en el cumplimiento de su Regla por medio de lo cual lograrían su santificación.

El carácter siempre alegre de la Madre, su espíritu ca­ritativo y maternal, fueron el lazo que sirvió para atar en un todo armónico a aquellas religiosas. Su amabilidad le fran­queaba las puertas de todos aquellos corazones; y habiendo esas relaciones de cordialidad entre la superiora y sus súbditas, no era nada difícil alcanzar el empeño de su ejercicio como superiora: elevar más aquellas almas hacia las altas esferas de santidad.

De una manera especial, y esto lo consigna la Madre María de los Angeles Cobián en la reseña que en otra parte hemos mencionado, fue la Madre de San José escrupulosa­mente celosa de todo aquello que tenía relación con Jesús Sacramentado y la Santa Adoración. .. “El celo de la casa del Señor la consumía por lo que siempre y con verdadero empeño quería que nuestro oratorio estuviera, en cuanto fue­ra posible digno de servir de morada a Jesús Eucaristía… Se especializaba tanto en todos los actos de la comunidad, para que éstos se cumplieran fielmente, pero su celo sobresalía en la Santa Adoración a Jesús Sacramentado, tanto de día como de noche; quería ardientemente que esta Comuni­dad fuera de verdad “Adoradora” y así nuestra vida una continua adoración”.

Y entendiendo que la oración mental es el alimento por excelencia del espíritu, y que no puede haber verdadera vida interior que no se cimente en la consideración detenida y fe­cunda de las verdades eternas, quiso a toda costa que aque­llas religiosas a su cuidado jamás descuidaran punto tan trascendente. Ella misma, guiaba estas meditaciones, expla­yando sus personales consideraciones sobre tal o cual punto, para que la comunidad contara con un filón de ideas por donde llevar su oración.

Igual cuidado tuvo en lo que toca al rezo del Oficio Di­vino que caracteriza a la Orden de Adoratrices y por lo cual se asemejan más a un místico sacerdocio. Su palabra afec­tuosa, su ejemplo, su misma expresión de bondad, eran aci­cate para emprender aquel camino que se ofrecía a la Co­munidad.

Al terminar el período para el cual fue electa Superio­ra, y convocando el Consejo a nueva elección, fue reelecta la Madre María de San José, para otro trienio más que al­canzaría hasta el año 1952. Veamos en su diario sus propios pensamientos a este respecto.

15 DE NOVIEMBRE DE 1949.- Viendo la voluntad de Dios respecto de mí y teniendo en cuenta el estado de Víctima ofrecida a la Divina Vo­luntad en 193… he aceptado la reelecci6n para Superiora en un segundo trienio. HE ACEPTADO, reflexione yo en estas palabras y trate de hacerme cargo de mi responsabilidad.

20 DE NOVIEMBRE DE 1949.- Confirmación de la reelección por nuestro Excmo. Prelado Sr. Obispo Dr. D. Lino Aguirre García. Dios mío, la repugnancia que yo ahora siento al cargo de Superiora y Maestra de No­vicias, proviene de mi pobre naturaleza… Ayúdame Tú, Jesús, y todo se hará.

23 DE NOVIEMBRE DE 1949.-Mi turbaci6n crecía, pensando había sido la menos a propósito para ser elegida, pero Jesús siempre bueno me mandó por medio de un ministro suyo palabras tan llenas de luz que me aquietaron por completo… “Ud. tiene raz6n, pero ¿recuerda que arriba está quien todo lo dispone? El únicamente ha sido quien la ha elegido, ¿acepta? quede tranquila en la voluntad de Dios… Ahora sólo quiero lo que Dios quiera. ¡Acepto! y ¿qué es aceptar? nada menos que ser Jesús pa­ra las almas que se me han confiado… Lo seré, renunciándome, amándolas, soportándolas y ayudándolas en todos sentidos, como lo haría con ellas el mismo Jesús. Sacrificarles, no digo mis tiempos, sino aún mis instantes.

DICIEMBRE 1º.- DE 1949.-  Mi Primer Retiro Particular en mi 2º. trie­nio de Superiora.- En mi examen general vi cómo debo sobrenaturalizar­me! Es la palabra que encuentro más adecuada a mi pensamiento. Sobrenaturalizarme para no sentirme y ser para las demás como me necesiten.

Como preparación a mi muerte debo renunciarme a cada instante; debo ser otro Jesús… Se acabó María de San José… ¿tiemblo? Jesús lo quiere, espera de mí una vida sin tacha en bien de sus esposas… (mis hijas).

Encuentro que no debo faltar a ser posible, en donde esté la Comu­nidad, muy especialmente a la Meditación y Oficio Divino; no omitir éste jamás, voluntariamente. Hacer Adoración nocturna; proponerme hacerla ven­ciendo todo obstáculo. Ser fiel a las penitencias particulares, (dos horas dia­rias de cilicio).

En general, cuidar por la reserva de cosas que deben ignorar las unas de las otras, mutuamente, para conseguir la confianza absoluta de to­das para mí. Yo imponerme reserva casi en todo, regulada por la prudencia.

En cuanto al Noviciado, propongo con la ayuda de Jesús, atender mucho a este mi doble deber. ¡Fiat, Jesús!  ¡Haremos! Velaré contigo por la integridad de la observancia formando esas almas para el porvenir, fuerte y suavemente para tu gloria. Además, iré adelante, porque así lo quieres tú, Jesús, en la observancia marcándoles el camino y hacer por que éste sea seguro para llegar al fin.

DICIEMBRE 5 DE 1949. – Llevo 20 días con mi cargo de otros años de Superiora y Maestra, y hoy me viene a la mente que el gobierno más feliz, es sin duda alguna, el que se ha entregado por completo a Jesús. Por eso lo he dejado todo en sus manos y yo guardaré prudente silencio, pu­diendo por mi abandono pleno, engolfarme en el inmenso oasis del Cora­zón de Dios. El velará por mis intereses.

DICIEMBRE 29 DE 1949.- Algunas veces he temido… ¿Por qué? Tú lo sabes Jesús, tú lo sabes. La naturaleza se resiste a pesar de que todo lo he entregado… vuelvo a hacerloa, Jesús y a pesar de todo; la obra de Adoradores seglares, agregados a nuestra Santa Orden, se llevará a cabo; más de un año hace que exponiendo mis planes a mi Prelado y aprobán­dolos, quedo iniciada y ves… todavía falta… Si tú quieres, puedes. Es­pero sólo tu voluntad; habla, Señor, vuestra sierva está pronta. ¿Alguien trata de arrebatármela?

Todo lo que de nuestra parte quisiéramos agregar a lo expuesto arriba, sería estéril redundancia. Sus palabras no requieren interpretación de ninguna especie. Los hechos que aquí consigna no necesitan ninguna explicación. En sus escritos quedo al descubierto su alma fiel, sincera y amante de complacer en todo la Voluntad de Dios, haciendo del papel como Superiora, un pretexto más acabado de santifi­cación personal.

La Adoración de seglares que tanto y tan encendida­mente deseó, no pudo llevarse a efecto. Fueron necesarias algunas reformas materiales en la casa. para dar entrada a aquéllos directamente desde fuera a la Capilla, esto y algunas dificultades más que retardaron la realización de su sueño, hicieron que pasara a mejor vida con el anhelo que tan fer­vorosamente acariciara.

Anuncios

One comment

  1. […] Reelecta […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: